Colcha de retazos

Así como se fabrican la Colchas de retazos, este proyecto busca hilar los diferentes colores de una nación pluriétnica y multicultural por medio de la integración y difusión de la riqueza y diversidad de las músicas colombianas, propiciando espacios intermediarios para el diálogo entre los saberes populares, la academia y la tecnología.

La música me ha permitido visitar muchas regiones de Colombia he aprendido a cantar músicas tradicionales de la mano de Los sabedores de la tierra y concluyo que Colombia es un país de abundancia cultural.

Cuando uno tiene la oportunidad de conocer lugares de tanta historia, lugares de tanta sabiduría y magia, la vida no puede ser igual, se divide en un antes y un después. Todo lo aprendido me permitió fundamentar mi propuesta musical y gracias a esto he adquirido cierto reconocimiento en el medio cultural y he podido darle visibilidad a las comunidades y difundir la música de estos pueblos. Pero es triste que los maestros de estas comunidades no hayan podido ser reconocidos por su sabiduría, y de alguna manera mis oportunidades me hayan puesto en un lugar privilegiado, frente a los maestros, que se encuentran en regiones apartadas y no cuentan con las mismas facilidades que una persona como yo. Esto ha sido motivo de algunas polémicas: ¿por qué una blanca, cachaca, se apropia de nuestra música, graba discos y viaja con la música de nuestra región?. Más que cuestionarme el si yo debo o no cantar músicas de otras regiones que no pertenecen a mi entorno geográfico, pensé en cómo puedo ayudar a que los músicos de las comunidades que me han brindado con tanta generosidad su sabiduría, puedan acceder a los medios generando las oportunidades para que ellos sean los voceros de su propia música.

Era hora de retribuir de alguna manera todo lo que las comunidades me habían enseñado y pensamos en la necesidad de crear un modelo de difusion de músicas locales, que pusiera en dialogo a jóvenes, sabedores y niños, para crear y dar a conocer sus propios contenidos, poniendo en favor de la comunidad las nuevas tecnologías. Había que pensar en un modelo donde Los niños fueran los directamente beneficiados en el aprendizaje de sus tradiciones, los maestros los encargados de transmitir su saber a los niños y se empoderara a la comunidad, especialmente a la población joven, para que documentaran los procesos y crearan sus propios contenidos.

GRUPO CANDÁ

El primer piloto de COLCHA DE RETAZOS, se realizó en San Basilio de Palenque, un pueblo ubicado a 60 Km al sur de Cartagena, fundado por negros cimarrones que se escaparon de la esclavitud para ser libres escondiéndose en el más inhóspito lugar de la selva del monte de María.

Sólo fue redescubierto hasta en los años treinta y tal aislamiento –de manera ambigua–, hizo que muchas tradiciones Africanas se mantuvieran con el paso del tiempo. El sexteto Tabalá, el gran tambolero Batata y Las alegres ambulancias, son algunos de los músicos y grupos que han dado a conocer la música Palenquera.

El grupo “Candá” es el primer grupo musical infantil de San Basilio de Palenque, son instruidos por maestros tradicionales bajo el programa “Ma monacito di Palenque” apoyado por la ABC, el Sena y la Fundación “Exito”, donde actualmente se preparan en Danza, percusión y repertorios palenqueros; son Palenque, bullerengues, chalupas, fandangos, sexteto palenquero y rondas infantiles tradicionales, son algunos de los ritmos que interpretan en un espectáculo en el que los jóvenes y niños nos muestran la riqueza de un pueblo de historia musical reflejados en la danza, la percusión y el trabajo vocal.

Se destaca su presentación en el festival de tambores de Palenque, Octubre de 2011 y la presentación en el teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, en el marco del evento anual que realiza Ted Bogotá, “Colombia país de abundancia”.